leonidas lluvia

Porque La Adversidad Es Algo Que deberías Apreciar—E Inclusive Buscar

El sufrimiento y la adversidad van mano a mano con la masculinidad y la sabiduría. La adversidad transforma a los niños en hombres.

 

El sufrimiento ocasionado por la adversidad, incrementa la masculinidad y disminuye la feminidad en ambos, hombres y mujeres por igual. Entre más un hombre se enfrenta al sufrimiento y lo supera, mayor será su carácter y confianza adquirida.

En la mujer sucede lo mismo—el carácter, determinación, y dominancia se ven fortalecidas; sin embargo, al ser estas características en su raíz masculinas, no pueden formar parte de mujeres altamente femeninas.

 

Es por esto que podemos decir que las mujeres nacen y los hombres se hacen. Entre más el hombre es expuesto a la adversidad—y se sobrepone a esta, mayor su será su fortaleza y masculinidad, mientras que la mujer necesita evitar la adversidad y permanecer en la seguridad para preservar su feminidad.

 

Debido a que las experiencias adversas endurecen la personalidad y mentalidad de una persona, podemos considerar que la inocencia es femenina y la sabiduría es masculina—y esto tiene sus raíces bien implantadas genéticamente.

 

Subconscientemente—debido a programaciones derivadas del ADN, los hombres tenemos una tendencia natural a ejercer nuestro papel de protector y proveedor y, al hacerlo, nos sentimos más completos y significativos. Por otro lado, las mujeres tienden a sentirse más satisfechas al sentirse protegidas, proveídas, y guiadas por un hombre (padre/pareja).

 

Un hombre disfruta de arriesgarse, competir, y liderar. Una mujer prefiere la seguridad, la comodidad, y la pasividad—ser liderada.

 

El hombre deriva una mayor satisfacción al volcarse hacia un propósito mayor a el mismo—que proteger/proveer a otras personas, mientras que la mujer se regocija al formar y nutrir su propia familia—de aquí el famoso “instinto maternal”.

 

Esta dualidad es la razón por la cual, generalmente, los hombres prefieren y sobresalen en carreras/habilidad asociadas con la resolución de problemas y creatividad (ingeniería, filosofía, arquitectura, etc.); mientras que las mujeres en las basadas en la asistencia social y cuidado personal (enfermería, psicología, educación preescolar, etc.).

 

Teniendo en cuenta todo esto… ¿Cuál es la razón principal por la que la adversidad es algo que deberías apreciar—e inclusive buscar?

 

La adversidad te fortalece

“Lo que no nos mata nos hace más fuertes”—Friedrich Nietzsche

 

El carácter de un hombre es como un musculo. Entre más se le imponga a un estrés mayor a lo que está acostumbrado a soportar, este se vuelve más fuerte. Cada vez que un hombre es golpeado por la vida, derrumbado, y llega a lugares mentales obscuros y desolados de los que cree jamás podrá ser rescatado, es cuando el músculo del carácter está siendo trabajado. Tu carácter, al igual que tu cuerpo, es anti-frágil.

 

Como Rocky Balboa dijo alguna vez:

“El mundo no es todo alegría y color… Es un lugar terrible, y por muy duro que seas es capaz de arrodillarte a golpes y tenerte sometido permanentemente si no se lo impides. Ni tú, ni yo, ni nadie golpea más fuerte que la vida. Pero no importa lo fuerte que golpeas, sino lo fuerte que pueden golpearte. Y lo aguantas mientras avanzas, hay que soportar sin dejar de avanzar. ASI ES COMO SE GANA.”

 

La adversidad nos fortalece, o más específicamente nos endurece.

 

Si algún día te encuentras con un hombre mentalmente integro que ha resistido grandes tribulaciones e inimaginables situaciones—ej. un militar experimentado, te conviene tratarlo con respeto y cuidar lo que haces/dices, porque si de algo puede estar seguro es que es un cabrón duro con el que no se juega. Y créeme, si te conviertes en un hombre así, no tendrás que decir nada, tus ojos lo dirán todo.

 

Biológicamente, podemos percibir intuitivamente ciertas características de personalidad en otras personas en cuestión de segundos—especialmente mediante el lenguaje corporal y la mirada. Esta habilidad ha sido desarrollada a través de miles de años de evolución, siendo esta más refinada en el género femenino.

 

Entre mayor sea la adversidad a la que te sobrepones, las veces que te levantas cuando la vida te noquea, y los retos que superas, mayor será la percepción de confianza, poder, y dominancia que las otras personas percibirán automáticamente en ti.

 

Solamente compara estas 2 imágenes.

 

Jocko Willink–reconocido ex-militar estadounidense (izquierda)
y Seth Rogen–comediante estadounidense (derecha)

 

¿Quién crees ha experimentado más adversidad?

¿Quién te parece más confiado y empoderado?

¿Quién crees es más atractivo para las mujeres?

¿Quién crees que soportara menos mierda?

¿Quién te parece más dominante?

 

¿Y Cómo podemos agrupar estas características—confianza, poder, y dominancia? ….. Es correcto, como Masculinidad.

 

La adversidad en un factor crucial en el desarrollo de tu masculinidad.

 

Las maneras más simples de auto-imponerte adversidad

Nuestros antepasados bien sabían que el sobreponerse a la adversidad es la manera más efectiva para la cultivación de la mentalidad, auto-confianza, y masculinidad. De hecho, los ritos de paso, aunque no todos tan extremos como la agogé espartana, fueron formulados con esta intención.

Los ritos de paso, simbolizaban y fomentaban la transición de la niñez a la adultez. Transformaban al niño en hombre.

 

Obviamente, este tipo de prácticas no son necesarias ni recomendables en esta época tan tranquila, pero definitivamente sirven de referencia para darte una idea del porque la mayoría de los hombres son tan débiles en estos días.

 

Lo que si puedes hacer es auto-imponerte cierta adversidad regularmente para promover el endurecimiento de tu personalidad, cuerpo, y mente.

 

¿Qué tipo de actividades puedes practicar para auto-imponerte adversidad?

 

Como regla general, todas las actividades que te saquen de tu zona de comodidad pueden ser consideraras como adversidad.

 

Las maneras más simples—pero no por ello fáciles (obviamente)—que te recomiendo practicar regularmente incluyen:

 

Y, en general, todas las actividades que producen incomodidad que, una vez superadas, impulsan tu crecimiento personal y/o fortaleza mental de alguna manera.

 

Recuerda, para mantener tu cordura, el balance es clave, pero como regla general:

Adversidad = Crecimiento

Comodidad = Estancamiento

 

Entre más retos superas más confianza, fortaleza (mental y/o corporal), y masculinidad ganas.

 

Conclusión

La adversidad es algo que deberías apreciar—e inclusive buscar—debido a que fortalece tu mentalidad, cuerpo, y personalidad, todos estos factores clave para cultivar tu masculinidad.

 

Adversidad = Masculinidad

 

PD: Si te gusto este artículo o mi sitio web en general, checa mi libro Cuerpo Superior.
PDD: Puedes apoyar este blog comprando a través de alguno de los enlaces de la página de Recursos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.