como-deshacerse-acne

Como Deshacerse Del Acné Naturalmente

El acné es una condición en la que los poros de la piel se tapan, lo cual, aunado a un desbalance bacteriano, produce infección e inflamación.

 

Este padecimiento es particularmente disruptivo en la vida de una persona debido a que está expuesto a la vista de todos. Esto afecta particularmente a la autoestima del individuo que lo porta, ya que en términos de psicología evolutiva la demostración de una infección/enfermedad es por todos reconocido como una señal para alejarse—especialmente en mecanismos de atracción y reproducción.

 

Aún y cuando el acné es un padecimiento relacionado con la adolescencia, muchos adultos lo padecen regularmente.

Personalmente, por varios años posteriores a mi adolescencia, estuve batallando con constantes episodios de acné leve a moderado hasta que encontré como prevenirlo y eliminarlo.

 

Lo peor de todo es que muchos “especialistas” de la piel (i.e. dermatólogos) continúan medicando con antibióticos—los cuales, potencialmente destruyen la flora intestinal; antisépticos—productos que es su mayoría potencian la enfermedad al resecar excesivamente la piel,  y demás productos tópicos a la gente que padece de esta molesta enfermedad y, por si fuera poco, asegurándole a sus pacientes que no hay nada en su estilo de vida que puedan cambiar para deshacerse de su padecimiento, sino que es una condición que tienen que aceptar, lo cual por supuesto, no es verdad (estudio).

 

Sin embargo, para este punto la ignorancia de la mayor parte de la comunidad médica no debería de sorprenderte, con consejos tan irracionales como “comer más frecuentemente para bajar de peso” en nutrición, “disminuir la ingesta de sodio para bajar la presión” en cardiología, y “no hay nada que puedas hacer en tu estilo de vida para prevenir/tratar padecimientos mentales” en neurología, ya todo se puede esperar.

 

Lo bueno de esto es que, si padeces cualquier tipo de severidad de acné, estoy aquí para ayudarte, ya que en esta ocasión veremos cómo deshacerse del acné naturalmente. No pócimas, medicinas, o remedios caseros, solo modificaciones en tu nutrición y estilo de vida.

 

¿Cómo es esto posible?

 

Primeramente, veremos como el acné es generado a nivel biológico en la piel y los factores que le favorecen.

Posteriormente, mirando a otras culturas tradicionales que nunca lo padecen, te mostraré porque el acné no es algo natural y mucho menos “algo que tienes que aceptar”.

Finalmente, descubrirás como tú también puedes deshacerte de él, ya que veremos las mejores maneras de deshacerse del acné naturalmente.

 

¿Listo? Comencemos….

 

Como se produce el acné

Todos sabemos que el acné es producido por la obstrucción de los poros en la piel, lo cual, conlleva a una acumulación de bacterias que producen infección y, consecuentemente, una respuesta inmunitaria por parte de nuestro organismo que produce la inflamación en el área, y que le da su distintivo color, ardor, y dolor.

 

La pregunta correcta que hacer, sin embargo, no es el “que”, sino el “como”, para poder identificar la raíz y verdadera causante de la situación.

 

Para que un poro se pueda tapar, la presencia de los siguientes 3 factores es necesaria. Si cualquiera de estos 3 elementos está ausente el acné no puede existir (estudio):

  1. Producción excesiva de sebo y queratina.
  2. Oxidación de sebo (peroxidación lipídica).
  3. Bacterias causantes de infección.

 

Es por esto que existe gente que presenta una desmesurada producción de grasa cutánea—piel grasa, pero sin acné; mientras que, por otro lado, otras personas pueden reducir la severidad o hasta controlar el acné por ciertos periodos de tiempo, pero recaen en su condición una vez la producción sebácea es acelerada.

 

Por lo tanto, para deshacerte del acné naturalmente necesitas atacar estos 3 aspectos aspectos—la producción excesiva de sebo y queratina, la oxidación sebácea, y el desbalance bacteriano cutáneo.

 

Para ver como esto es posible, tendremos que explorar a las culturas tradicionales que jamás presentan esta incomoda condición.

 

Culturas tradicionales sin acné

Familia Inuit

 

Existen ciertas culturas que, debido a su asilamiento de la población general, no presentan enfermedades relacionadas con nuestra sociedad actual, esto gracias a que siguen un estilo de vida alineado con nuestra herencia evolutiva.

 

Por ejemplo, en un estudio realizado en 1300 personas—incluyendo cientos de individuos en el rango de 15-25 años de edad—provenientes de las culturas tradicionales de los Kitavanos (isla del pacífico sur) y Aché (Paraguay), no se identificó la presencia de ningún caso de acné.

 

Tras el análisis de los resultados, los investigadores apuntaron hacia la hiperinsulinemia como el mayor determinante en el desarrollo del acné (estudio):

 

Aunque la dieta se considera infrecuentemente como agente etiológico en el desarrollo del acné, representa un factor bien reconocido en la hiperinsulinemia aguda y crónica. La evidencia reciente ha demostrado que la cascada hormonal provocada por la hiperinsulinemia inducida por la dieta provoca una respuesta endocrina que simultáneamente promueve el crecimiento de tejido no regulado y un aumento en la síntesis androgénica. Por lo tanto, las dietas hiperinsulinémicas pueden representar un factor ambiental previamente no reconocido en el desarrollo del acné a través de su influencia en el crecimiento epitelial folicular y la queratinización y en la secreción de sebo mediada por andrógenos.

 

En otro estudio se identificó a la hiperactividad de mTOR—el cual está directamente relacionado con la secreción de insulina—como el mayor causante de esta enfermedad (estudio):

 

Estos nuevos hallazgos sobre la hiperactividad de mTORC1 mediada por la dieta occidental proporcionan una base racional para la intervención dietética en el acné atenuando la señalización mTORC1 mediante (1) la reducción de la ingesta total de energía, (2) los carbohidratos hiperglucémicos, (3) las proteínas lácteas insulinotrópicas, y (4) las proteína cárnicas y lácteas ricas en leucina.

 

Por lo tanto, podemos destacar que la producción excesiva de insulina es la responsable en gran parte por el acné, especialmente debido a su influencia en la secreción de sebo y esto está respaldado por los bajos niveles de insulina presentados por estas culturas en comparación con las actuales (estudio).

 

A mayor insulina producida, mayor sebo; a mayor sebo producido mayor potencial para que este se vea oxidado y los poros bloqueados; a mayor cantidad de poros cutáneos bloqueados por lípidos peroxidados, mayor probabilidad para que bacterias patógenas se apropien de este ideal habitad y, como resultado final……acné.

 

Es importante notar que la dieta de los Kitavanos es relativamente alta en carbohidratos (70%), y baja en grasas (20%) y proteínas (10%), siendo su alimentación principalmente compuesta por  tubérculos (camote, papa dulce, yuca), cocos, frutas (fruta del pan, plátano, papaya, piña, mango), pescado, y múltiples variedades de vegetales. Ellos no comen lácteos, cereales (trigo, avena, arroz, etc.), legumbres (frijoles, lentejas, garbanzos, etc.), aceites vegetales, azúcar refinada, o alcohol.

Además, solamente tienen 2 comidas al día—desayuno y cena, por lo que suelen practicar a cierto grado el ayuno intermitente regularmente.

 

En resumen, estas culturas reducen su producción de insulina al consumir carbohidratos de alimentos enteros mínimamente procesados y naturalmente disponibles—no cereales/legumbres, grasas mayormente saturadas—de cocos—y mínimamente polinsaturadas, de las que, en su mayoría, son omega 3—de pescado, y proteínas animales—de varios tipos, pero principalmente pescado.

 

Por otro lado, otras culturas que desconocen el acné como la Inuit (esquimales) y Masai (africanos), siguen una dieta basada en alimentos de origen animal—carnes, pescado, y/o leche—y  con un aporte casi nulo de carbohidratos o, lo que es lo mismo, una dieta baja en carbohidratos (estudio, estudio, estudio).

 

Aunado a esto, todas estas culturas tradicionales—Kitavanos, Aché, Inuit, Masai—nunca aplican químicos exóticos en su piel como jabones, cremas, o bloqueadores; se asolean regularmente, y mantienen a su flora intestinal balanceada debido a su dieta alta en fibra y/o carente de alimentos procesados.

 

¿Qué podemos hacer con esta valiosa información?

 

He aquí las recomendaciones sobre como deshacerse del acné naturalmente…

 

Como deshacerse del acné naturalmente

Minimiza tu producción de insulina

Ambos macronutrientes—carbohidratos y proteínas—promueven la producción de insulina para proveer de nutrientes a las células—en el caso de los carbohidratos glucosa y en el de las proteínas aminoácidos. No obstante, nuestro organismo puede obtener glucosa a partir de aminoácidos y grasas (glicerol) por lo que la ingestión de carbohidratos no es realmente necesaria, mientras que las proteínas—i.e. aminoácidos, al no poder ser sintetizadas por el cuerpo, son un nutriente esencial para nuestra supervivencia, y deben ser ingeridas.

 

Es por esto que la manera más efectiva de minimizar tu producción de insulina es el seguir una dieta baja en carbohidratos—especialmente si tu meta actual es bajar de peso debido a las propiedades supresoras de apetito de este tipo de dieta. De hecho, el efecto terapéutico de las dietas bajas en carbohidratos sobre el acné—especialmente las cetogénicas—ya se ha demostrado en múltiples estudios (estudio, estudio, estudio).

 

No obstante, si no quieres eliminar los carbohidratos de tu dieta, o estas en una etapa de mantenimiento o desarrollo muscular—en donde los carbohidratos son una necesidad, opta por carbohidratos complejos enteros y evita los simples/procesados—especialmente el azúcar y los cereales (incluyendo los de “grano entero”).

 

Si el estudio previamente mostrado de las culturas tradicionales no fue suficiente para convencerte, estudios adicionales han comprobado la relación directa del consumo de carbohidratos simples (azúcar refinada y cereales) con la presencia de acné (estudio, estudio, estudio).

 

Adicionalmente, otra estrategia que puedes emplear en conjunción con la disminución en tu consumo de alimentos insulinotrópicos—i.e. fomentadores de producción de insulina—para disminuir aún más su secreción, en mediante la optimización de su acción, es decir, aumentando la sensibilidad de los tejidos a su señalización—que tan receptivas están las células a las indicaciones de absorber los nutrientes que la insulina acarrea. En otras palabras, mejorar tu sensibilidad a la insulina—lo contrario a la resistencia a la insulina.

Esto debido a que, entre más sensibles sean tus células a la insulina, menor será la cantidad necesaria que tendrá que ser generada para insertar la glucosa y/o aminoácidos en ellas. A mayor sea tu sensibilidad insulina, menor tu producción será de está.

 

Existen varias maneras de incrementar tu sensibilidad a la insulina:

  • Consume canela regularmente. La canela mejora la sensibilidad a la insulina (estudio). Para utilizarla, solamente añádela al gusto a tu café y/o cualquier alimento.
  • Duerme bien. La falta de sueño disminuye la sensibilidad a la insulina (estudio, estudio, estudio).
  • Ayuna intermitentemente. El ayuno intermitente, dentro de sus múltiples beneficios a la salud, incrementa la sensibilidad a la insulina y utilización de glucosa (estudio, estudio, estudio).
  • Entrena intensamente. El entrenamiento de resistencia y el entrenamiento de alta intensidad en intervalos (HIIT) aumentan la sensibilidad a la insulina (estudio, estudio, estudio). Preferentemente, ejercítate mediante ambos métodos, pero si tienes que elegir, levantar pesas es una elección superior.
  • Mejora tu composición corporal. Mejora tu composición corporal perdiendo grasa corporal y/o ganando masa muscular para mejorar tu sensibilidad a la insulina (estudio, estudio, estudio). Lo mejor de todo es que no tienes que esperarte hasta alcanzar tu composición corporal ideal para gozar de este beneficio, ya que con el simple hecho de comenzar una dieta para perder grasa (estudio) o comenzar a entrenar para ganar masa muscular (estudio) incrementaras esta sensibilidad.
  • Sincroniza tu ingestión calórica. El alinear tu ingestión calórica con tu ritmo circadiano, automáticamente aumentara tu sensibilidad a la insulina y aprovechamiento de nutrientes, para esto, trata de consumir la mayor parte de tus carbohidratos y total ingestión calórica en la primera parte del día—antes del anochecer.
  • No te estreses. Esto aplica especialmente posteriormente a la alimentación. Al estresarte, la liberación de hormonas relacionadas con la respuesta “pelear o volar” liberan ácidos grasos que obstruyen la correcta utilización de la glucosa en la sangre lo que, consecuentemente, ocasiona una sobreproducción de insulina—i.e. resistencia momentánea a la insulina.

 

Entre más estrategias de las mencionadas apliques regularmente, mayor y más rápidamente se verá reflejada la disminución en tu producción de insulina.

 

Evita aplicarte substancias en la cara (incluyendo jabón)

Así es, aunque suene contra-intuitivo, para evitar infecciones cutáneas tienes que evitar lavarte la cara. Esto debido a que el jabón, por su innata naturaleza corrosiva y desinfectante, irrita la piel promoviendo una mayor producción sebo/queratina y perturba el balance bacteriano cutáneo.

 

Cuando te bañes, solamente lávate la cara con agua, evitando utilizar cualquier tipo de jabón—esto para reestablecer el balance bacteriano en la piel.

 

Obviamente, minimiza y, posteriormente, evita, aplicarte productos “anti-acné” en la zona afectada (exfoliantes, ácidos, mascarillas, antibióticos, astringentes, etc.).

 

El mecanismo de acción detrás de esta recomendación, recae en que, si ya tienes tu piel correctamente humectada por los aceites naturales de tu piel, tu cuerpo no tendrá que producir más. En cambio, en presencia de resequedad—producida por agentes limpiadores, exfoliantes, y/o astringentes; la producción de sebo aumentara, y con ella, el potencial de oxidación lipídica—posiblemente desencadenando episodios de acné.

 

Evita deficiencias de micronutrientes clave

Magnesio

Además de otros múltiples procesos del organismo en los que el magnesio se ve involucrado, este mineral es un factor clave en la preservación de la sensibilidad a la insulina, por lo que la corrección de una carencia de este, disminuye la producción total de insulina (estudio, estudio, estudio, estudio, estudio).

 

Las mejores fuentes alimenticias de magnesio incluyen espinaca, acelgas, yogurt, almendras, aguacate, y cocoa/chocolate, pero; debido a la reducción del contenido de magnesio en las tierras y la falta de su presencia en el agua que bebemos, lo mejor es, en adición a consumir alimentos que lo contienen—o debiesen contenerlo, suplementarte con este mineral.

 

Zinc

Estudios demuestran que la mayoría de la gente que padece acné tiene menores niveles de Zinc que los que no lo presentan (estudio), y que suplementarse con este mineral puede reducir la severidad de este padecimiento hasta en un 50% (estudio, estudio, estudio).

 

Los efectos reductores de acné del Zinc son adquiridos por varios motivos:

  • El zinc mata las bacterias que provocan acné.
  • El zinc reduce la respuesta inflamatoria a la presencia de bacterias en la piel.
  • El zinc controla la producción de sebo y queratina—una excesiva producción de sebo y/o queratina puede tapar los poros de la piel.
  • Gracias a sus poderes antioxidantes, el zinc reduce el potencial de oxidación del sebo cutáneo.

 

Los alimentos más ricos en zinc incluyen: las ostras, carnes rojas (borrego, res, puerco), champiñones, cocoa/chocolate, y espinaca.

 

No obstante, si quieres asegurarte de completar tus requerimientos de zinc—y experimentar sus beneficios más rápidamente, sería bueno que te suplementaras con este mineral.

 

*Nota: Un efecto secundario bastante agradable de solventar una deficiencia de este mineral es que tu testosterona y libido se verán aumentados.

 

Vitamina A

Además de ser un nutriente que directamente reduce la actividad de tus glándulas sebáceas, la vitamina A aumenta la absorción y utilización del Zinc. Es por esto que se ha comprobado que esta vitamina efectivamente contribuye a la reducción del acné (estudio).

 

No recomiendo suplementarse con esta vitamina debido a su posible toxicidad en cantidades excesivas. Mejor consume alimentos que la contengan en su forma más biodisponible (retinoides), como, por ejemplo: el hígado de res/pollo, yema de huevo, aceite de hígado de bacalao, y lácteos enteros—debido a que en la grasa butírica está contenida esta vitamina.

 

Como habrás notado, no incluí alimentos vegetales famosos por su “alto contenido de vitamina A” (ej. zanahorias), esto debido a que la forma de vitamina A que contienen (ej. beta-caroteno) es un precursor de la vitamina A y, como tal, tiene que ser transformada en nuestro hígado en la vitamina A real. Este proceso de transformación es extremadamente ineficiente (estudio).

Por supuesto, incluir alimentos ricos en beta-carotenos en adición a los que contiene vitamina A de origen animal, no harán más que ayudar—aunque sea un poco.

 

Vitamina D

La llamada “vitamina del sol”—que más bien es una hormona—es vital para un gran número de funciones en nuestro organismo.

En cuanto a su influencia sobre el acné, en un estudio coreano se observó que los pacientes que padecían de acné tenían niveles más bajos de esta vitamina que individuos con piel limpia, y esta relación se observó de una manera directa—a menor nivel de vitamina D, mayor severidad de acné (estudio).

 

Los investigadores también estudiaron el efecto de suplementar esta vitamina en los individuos que la carecían (1,000 IU/Dia), obteniendo como resultado una disminución de 35% en severidad de este padecimiento tras 2 meses de suplementación. Esta relación se ha confirmado en otros estudios (estudio, estudio, estudio).

 

Especulativamente, la vitamina D reduce la severidad del acné al prevenir el exceso de producción de sebo y queratina en la piel en conjunción con sus propiedades anti-oxidantes y mejoradoras de sensibilidad a la insulina.

 

Independientemente de sus posibles beneficios para la piel, es muy importante mantener niveles óptimos de esta vitamina esencial en tu cuerpo—ya sea mediante una exposición regular al sol y/o su suplementación—debido su amplio rango de propiedades adicionales—ej. anti-cáncer, pro-inmunidad, anti-inflamatorio, anti-depresivo, anti-diabetes, anti-envejecimiento.

 

No obstante, si piensas suplementarte con esta vitamina—cosa que recomiendo especialmente en el invierno, es imperativo que utilices un suplemento que contenga vitamina D3 (colecalciferol), no vitamina D2 (ergocalciferol), porque la vitamina D2 no es apropiadamente absorbida por tu cuerpo.

 

Antioxidantes

Tu cuerpo previene la oxidación del sebo enviando antioxidantes a tu piel. Por lo tanto, la oxidación de sebo es generada cuando la cantidad de producción sebácea es mayor a los antioxidantes disponibles para protegerlo.

 

Esta situación puede presentarse de 3 maneras:

  1. Tu producción de sebo es anormalmente alta—por lo que es imposible obtener suficientes antioxidantes.
  2. No obtener suficientes antioxidantes atreves de tu dieta.
  3. Exceso de radicales libres en tu cuerpo—tu cuerpo utiliza los antioxidantes disponibles para destruir estos radicales libres, lo que les impide proteger tu piel.

 

Pero, ¿qué son los antioxidantes?

Un antioxidante es un compuesto, nutriente, o enzima que puede cazar y destruir los radicales libres en el cuerpo humano. La prevención del daño ocasionado por los radicales libres es la principal forma en que los antioxidantes previenen la formación de acné.

 

Los antioxidantes son vitales para prevenir el acné porque, como hemos visto anteriormente, una de las mayores causas del acné es la oxidación de sebo.

 

El verdadero problema con la piel grasa no es la amplia disponibilidad de sebo en sí, sino que su excesiva producción aumenta la probabilidad de que este se oxide. La meta principal no es evitar la producción de sebo, sino minimizar su oxidación, por lo que, en adición con la minimización de su secreción, el consumo de antioxidantes ayudara a minimizar aún más esta oxidación.

 

Las mejores fuentes de antioxidantes incluyen las bayas (fresa, mora azul, zarzamora), verduras (broccoli, espinaca, jitomate), hierbas (orégano, cilantro, perejil), y especias (cocoa, canela, y café). Adicionalmente, ciertos alimentos animales contienen nutrientes esenciales (selenio, zinc, luteína) que soportan la función natural antioxidante del cuerpo como, por ejemplo, la yema de huevo, las carnes rojas, y el pescado.

 

Asoléate regularmente

Aunado al incremento en la producción natural de vitamina D en el cuerpo, el asolearte provee otros beneficios que ayudan a prevenir/tratar las infecciones de la piel,

 

Todos los beneficios de asolearse de alguna manera influyen en la prevención/recuperación de esta condición, sin embargo, sus propiedades antiinflamatorias, esterilizadoras, e incrementadoras de sensibilidad a la insulina son las más destacadas.

 

No le tengas miedo al sol, ni uses bloqueador (a menos que pienses exponerte por más de 40min a él, lo cual no es recomendable), solamente aplícate aceite de coco para potenciar los efectos benéficos de asolearte, desvístete, y báñate con esta poderosa fuerza de la naturaleza.

 

Conclusión

Un detalle de este artículo es que, desgraciadamente para los que aún necesitan desarrollar masa muscular, al igual que con la longevidad, los mismos mecanismos y hormonas que favorecen el crecimiento muscular (insulina, IGF-1, testosterona, mTOR, DHEA, e inflamación) son los que promueven la producción de sebo y queratina, esto debido a que ambos procesos están relacionados con el anabolismo—i.e. crecimiento. Por lo tanto, si te encuentras o te embarcaras en una fase de ganancia muscular y padeces de acné, tendrás que poner aún más atención en aplicar los consejos descritos previamente.

 

En resumen, los pasos a seguir para deshacerse del acné son:

  1. Minimiza tu producción de insulina.
  2. Evita aplicarte substancias en la cara (incluyendo jabón)
  3. Evita deficiencias de micronutrientes clave
  4. Asoléate regularmente

 

PD: Si te gusto este artículo o mi sitio web en general, checa mi libro Cuerpo Superior.
PDD: Puedes apoyar este blog comprando a través de alguno de los enlaces de la página de Recursos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.